Long run relationship between biological well being, and economic development in Colombia

Este artículo estudia la relación de largo plazo entre la estatura de los colombianos, como un indicador de bienestar de la población, y varios indicadores socioeconómicos durante el siglo XX. El análisis de series de tiempo se lleva a cabo considerando cuatro medidas de estatura: la estatura promed...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Meisel-Roca, Adolfo, Ramírez-Giraldo, María Teresa, Santos-Cárdenas, Daniela
Formato: Documento de trabajo (Working Paper)
Lenguaje:Inglés (English)
Publicado: Banco de la República de Colombia 2019
Materias:
Acceso en línea:http://repositorio.banrep.gov.co/handle/20.500.12134/9767
Descripción
Sumario:Este artículo estudia la relación de largo plazo entre la estatura de los colombianos, como un indicador de bienestar de la población, y varios indicadores socioeconómicos durante el siglo XX. El análisis de series de tiempo se lleva a cabo considerando cuatro medidas de estatura: la estatura promedio, la estatura promedio de hombres, la estura promedio de mujeres y la brecha de género en estatura (dimorfismo). La base de datos incluye información sobre la estatura de casi 13 millones de personas nacidas entre 1910 y 1989: 6.283.452 hombres y 6.383.023 mujeres, proveniente de las cedulas de ciudadanía. Los resultados sugieren la existencia de una relación de largo plazo entre todas las medidas de estatura y las variables económicas incluidas en el análisis. Mejoras en la oferta de alimentos de mejor calidad y la reducción en sus precios, así como el progreso en las condiciones económicas, medidas por el avance en el PIB per cápita, la educación y el índice de desarrollo humano, llevaron a aumentos en la estatura de la población en Colombia. En cuanto a la desigualdad de género, los resultados muestran que en términos absolutos el dimorfismo disminuyó durante el siglo XX. Sin embargo, la tendencia decreciente observada en la brecha hasta finales de la década de 1950 se invirtió a principios de la década de 1960, a pesar de los avances en las condiciones de vida de las mujeres durante este período. Este resultado sugiere que los avances en las condiciones económicas que tuvieron lugar en la primera mitad del siglo XX beneficiaron más a las mujeres, dada la considerable brecha de género con respecto a educación, salud e ingresos, que ellas presentaban a comienzos del siglo XX. Por el contrario, los incrementos en el PIB observados durante la segunda mitad del siglo XX parecen haber beneficiado más la estatura de los hombres que la de las mujeres.