Modelo de balance nutricional para bovinos en pastoreo.

El pastoreo es el sistema alimentario más económico para los bovinos no obstante, las pasturas del trópico cálido por su alto contenido de fibra y bajo nitrógeno (proteina), restringen la producción del animal. Las investigaciones sugieren que pequeñas cantidades de suplementos mejorantes del ambien...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Huertas Ramírez, H.B.
Formato: Otro (Other)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Instituto Colombiano Agropecuario 1992
Materias:
L02
L51
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/20.500.12324/31500
Descripción
Sumario:El pastoreo es el sistema alimentario más económico para los bovinos no obstante, las pasturas del trópico cálido por su alto contenido de fibra y bajo nitrógeno (proteina), restringen la producción del animal. Las investigaciones sugieren que pequeñas cantidades de suplementos mejorantes del ambiente metabólico del rúmen repercuten significativamente en la producción. Los bovinos en pastoreo de Brachiaria spp. presentaron déficit de amoníaco ruminal (4-10 mgs/100 ml de fluído ruminal), pero al elevar el amoníaco a 15-30 mgs la respuesta animal fue favorable ya que en novillos suplementados con 60 gr. de úrea y 300 de melaza durante 350 días ganaron 210 kgs de peso, contra 145 kgs de B más melaza y 130 kgs en solo Brachiaria. Otras investigaciones indican que la suplementación de úrea, melaza es más efectiva en época seca que lluviosa, pero si no hay suficiente biomasa forrajera se reduce su efectividad, ya que este suplemento adiciona calidad y no cantidad y además estimula el consumo. También sugieren que la suplementación úrea-melaza debe ser estratégica según calidad nutricional de la pastura, épocas del año, adición de proteína verdadera, edad del animal y tipo de producción. Las determinaciones sobre velocidad de consumo de úrea y concentraciones de amoniaco ruminal indican que la clave está en la regulación del consumo de úrea, independiente de la cantidad diaria, para evitar intoxicaciones y favorecer el ambiente ruminal. Estos aspectos sugieren que no se debe demeritar la capacidad de los rumiantes como formadores de proteína, lo cual facilita con un balance de amoniaco-ácidos grasos volátiles ruminales, prioritario a balances dietéticos exógenos