Arsenicotoxicosis en bovinos por aditivo no nutricional en sal.

En 3 predios del Caquetá (Colombia), durante 7 meses enfermaron 380 bovinos machos y hembras adultos, de los cuales murieron 218 por consumir sal mineralizada que contenia arsénico como aditivo no nutricional. Los síntomas se presentaron agudos y se caracterizaron por: convulsiones, debilidad, lagri...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Tique Andrade, Gerardo, Carpintero de Jimeno, Martha I., Trujillo de T, Cecilia, Torres Gámez, Jorge.E.
Formato: Otro (Other)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Instituto Colombiano Agropecuario 2018
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/20.500.12324/31397
Descripción
Sumario:En 3 predios del Caquetá (Colombia), durante 7 meses enfermaron 380 bovinos machos y hembras adultos, de los cuales murieron 218 por consumir sal mineralizada que contenia arsénico como aditivo no nutricional. Los síntomas se presentaron agudos y se caracterizaron por: convulsiones, debilidad, lagrimación, psialorrea, ptialismo, mirada fija, dolor abdominal, bruxismo, cólico, diarrea con melena, meteorismo, apoyo sobre tarsos, disnea, hipotermia con sudoración fria, orina concentrada y rojiza, posturas anormales de cabeza y cuello, abortos, disminución de la producción láctea, colapso y muerte. Los animales sobrevivientes presentaron deshidratación, caída de pelo, esfacelación de la piel en la parte posterior de los muslos y respiración abdominal rápida. Por patología clínica se comprobó hematuria o hemoglobina y proteinuria, las transaminasas TGO y TGP, la creatinina y el BUN aparecieron aumentados. Se practicaron 7 necropsias, encontrándose ictericia, hiperemia, úlceras necróticas y hemorrágicas en rumen, omaso, abomaso, intestino delgado y grueso. Hígado aumentado de tamaño, duro y friable, de color amarillo anaranjado, con vesícula biliar distendida y hemorrágica. Por histopatología se confirmaron lesiones gastroentéricas, hepáticas, renales y nerviosas. En hígado, riñon y contenido ruminal de los bovinos muertos y en muestra de sal mineralizada se hallaron altos niveles de arsénico elemental, hecho que confirma la causa y fuente de la intoxicación