Aislamiento de cepas de Pasteurella multocida toxigénica de un brote natural de rinitis atrófica porcina.

Se realizó un estudio para establecer la presencia de cepas toxigénicas de Pasteurella multocida asociadas con brotes naturales de rinitis atrófica porcina. Se analizaron 185 muestras, 93.5 por ciento correspondieron a hisopos nasales colectados en 2 granjas de cría de la sabana de Bogotá y 6.5 por...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Bahamón P, Elda, Gómez Triana, Andrés, Vela Flórez, Marthha P., López de Herrera, A.Ines, Mogollón Galvis, José Dario, Avella C, Sandra
Formato: Artículo (Article)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Instituto Colombiano Agropecuario 2018
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/20.500.12324/31394
Descripción
Sumario:Se realizó un estudio para establecer la presencia de cepas toxigénicas de Pasteurella multocida asociadas con brotes naturales de rinitis atrófica porcina. Se analizaron 185 muestras, 93.5 por ciento correspondieron a hisopos nasales colectados en 2 granjas de cría de la sabana de Bogotá y 6.5 por ciento eran fragmentos de pulmón, con lesiones de neumonía colectados en 1 matadero. Las muestras fueron cultivadas para la identificación de Pasteurella multocida y Bordetella bronchiseptica según los procedimientos bacteriológicos convencionales. Se logró el aislamiento de 50 cepas de Pasteurella multocida. No fue posible aislar Bordetella bronchiseptica de las muestras examinadas. Se encontró que el 76 por ciento de las cepas de Pasteurella multocida pertenecen al grupo D (prueba de floculación de la acriflavina) y el 24 por ciento eran tipo A (decapsulación de la hialuronidasa). Se determinó la sensibilidad a algunos agentes antimicrobianos. Todas las cepas de Pasteurella multocida fueron resistentes a la lincomicina, mientras que la gran mayoría fueron sensibles a sulfamethoxale trimethropin (96 por ciento) y ampicilina (92 por ciento). Se estableció además la habilidad de las cepas de Pasteurella multocida para producir la toxina dermonecrótica, mediante la inoculación intradérmica de cobayos y por la formación de efecto citopático en monoestratos de células VERO. El 24 por ciento de las cepas analizadas fueron toxigénicas, de las cuales el 14 por ciento eran tipo D aisladas de la cavidad nasal y el 2 por ciento de pulmon. En contraste, el 2 por ciento eran serotipo A toxigénico aisladas de la cavidad nasal y el 6 por ciento de muestras de pulmón. Se concluye que estos portadores sanos representan un papel importante en la presentación de la enfermedad. Se discute las implicaciones que estos hallazgos representan no solamente para la epidemiología sino también para el control de la enfermedad