Nuevas estrategias para el control de la fiebre aftosa.

Se presentan las nuevas estrategias para el control de la fiebre aftosa, basadas en el estudio de la enfermedad considerando la frecuencia por regiones geopolíticas, el flujo de movilización de animales y factores socioeconómicos como estructura etárea de la población bovina, características de prod...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Beltrán Perdomo, A.
Formato: Artículo (Article)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Instituto Colombiano Agropecuario 2018
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/20.500.12324/23687
Descripción
Sumario:Se presentan las nuevas estrategias para el control de la fiebre aftosa, basadas en el estudio de la enfermedad considerando la frecuencia por regiones geopolíticas, el flujo de movilización de animales y factores socioeconómicos como estructura etárea de la población bovina, características de producción de las explotaciones y sistemas de comercialización. Las áreas prioritarias son las zonas ganaderas económicas y epidemiológicamente más importantes, en las que se exigirá la vacunación obligatoria, cíclica y masiva cada 4 meses de la población bovina. Las áreas secundarias son las regiones con densidad de población ganadera baja, donde los ganaderos, aplicando la vacuna cada 4 meses, no estarán sometidos a ciclos fijos de vacunación selectiva. Además de la vacunación se establecen otras medidas, así: control de movilización de ganados, productos y subproductos, detección y atención de predios atacados por enfermedades vesiculares, control sanitario de ferias exposiciones y comerciales, control sanitario de exportación e importación de animales y productos, aplicación de cuarentenas focales o regionales, y, diagnóstico y tipificación de los virus actuantes en el campo y su comparación con las cepas vacunales. En zonas libres, sometidas a estricta vigilancia epidemiológica, se recomienda no vacunar. Se considera que toda la región de Urabá puede estar libre de la enfermedad en un lapso de unos 5 años. Los resultados satisfactorios de la vacuna oleosa obtenidos a nivel experimental hacen aconsejable su utilización en el país