La soya como fuente de proteína en la alimentación animal.

El uso de la soya en alimentación animal permite la formulación de dietas con una excelente concentración y disponibilidad de energía, aminoácidos y ácidos grasos esenciales. La principal desventaja para el empleo del grano de soya en su estado natural en alimentación de monogástricos es la presenci...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Garzón Albarracin, V.
Formato: Capítulo de libro (Book Chapter)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria 2018
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/20.500.12324/1652
Descripción
Sumario:El uso de la soya en alimentación animal permite la formulación de dietas con una excelente concentración y disponibilidad de energía, aminoácidos y ácidos grasos esenciales. La principal desventaja para el empleo del grano de soya en su estado natural en alimentación de monogástricos es la presencia de factores anti-nutricionales siendo estos antitripsina, lipoxigenasa ureasa, hemaglutinina y factor anti-tiróideo, estudios efectuados han demostrado que el grano integral de soya para ser empleado en dietas animales debe ser sometido a un proceso térmico (cocción, tostado o extrución) que destruya estos factores. El parámetro de producción, donde generalmente se evidencia con mayor claridad el efecto positivo de las raciones con soya es la eficiencia de conversión alimenticia, el índice de conversión para la soya tostada es de 3.13 en relación con la torta de soya que es de 3.24 y de la soya cruda que es de 4.0, el valor más bajo de éste índice permite reducir los costos de alimentación. Adicionalmente hay estudios que demuestran cómo la soya entera tostada tiene altos porcentajes de digestibilidad y utilizándola en altos niveles en raciones para cerdos y aves, se obtienen importantes beneficios en rendimiento animal, reducción de costos y mayores ingresos