Contribución de las empresas españolas al desarrollo sostenible en Iberoamérica

Partiendo de la generalidad de la estrategia española de responsabilidad social de las empresas 2014-2020, para que la responsabilidad social corporativa sea efectiva debe tener continuidad e implicar un compromiso al máximo nivel en la gestión empresarial y un valor compartido con todas las partes...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Autores Ministerio de Asuntos Exteriores Unión Europea y Cooperación, Editorial Dirección General de Diplomacia Económica (España)
Publicado: 2020
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11520/25616
Descripción
Sumario:Partiendo de la generalidad de la estrategia española de responsabilidad social de las empresas 2014-2020, para que la responsabilidad social corporativa sea efectiva debe tener continuidad e implicar un compromiso al máximo nivel en la gestión empresarial y un valor compartido con todas las partes interesadas de manera global y transversal, para lograrlo debe ser parte del núcleo del negocio y de los programas internos de gestión del riesgo, incluida la cadena de valor, por tanto, se trata de generar beneficio de manera responsable y sostenible en el tiempo. Las grandes empresas españolas han adoptado estas pautas de actuación y son referentes mundiales en muchas de ellas, además porque han tenido en cuenta, que la incorporación de políticas de responsabilidad social y sostenibilidad en el día a día de las empresas ya no solo se cuestiona, sino que se ha convertido en un factor de competitividad, diferenciación y un foco de oportunidad de negocio, en suma, un atributo clave en la gestión empresarial. Con ello, cada vez existe mayor preocupación en la sociedad, en los clientes, y en la opinión publica por cuestiones sociales o ambientales como la desigualdad, los derechos humanos, la transparencia, el cambio climático o el impacto de la tecnología sobre la transformación social, debido a esto, las empresas españolas ya consideran la sostenibilidad como un ámbito de gestión prioritario de su negocio. Todo esto, responde a lo plasmado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, dado que su importancia radica en que es la primera vez en la historia que todos los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptan unos compromisos sin precedentes en la gobernanza global, buscando crear una agenda medioambiental, social y de gobernanza común.