Fuerza mayor e imprevistos

Todo contrato impone la obligación para las partes que lo suscriben de ejecutar lo que han prometido. Algunas veces, sin embargo, se hace imposible cumplir por razones bien sea de orden físico o legal. Por ejemplo, si un terremoto destruye la única fábrica que podría producir la mercancía vendida y...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Cámara de Comercio de Bogotá
Publicado: 2020
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11520/25088
Descripción
Sumario:Todo contrato impone la obligación para las partes que lo suscriben de ejecutar lo que han prometido. Algunas veces, sin embargo, se hace imposible cumplir por razones bien sea de orden físico o legal. Por ejemplo, si un terremoto destruye la única fábrica que podría producir la mercancía vendida y por lo tanto el cumplimiento en el tiempo es físicamente imposible. O un decreto expedido después de la fecha del contrato prohíbe las exportaciones del país vendedor y, en este caso el cumplimiento es imposible por razones de orden legal. Estas situaciones pueden ser clasificadas como imposibilidad, fuerza mayor, frustración, modificación de las condiciones presupuestadas o, dentro de una clasificación general comprendida bajo el término de "fuerza mayor".