El desempleo urbano: raíces, tendencias e implicaciones

"En sociedades modernas, la esfera ocupacional califica fácilmente como eje central de sus diversos "órdenes institucionales" (familiar, comunal, económico, político e ideológico), de su sistema motivacional (orientaciones psico-culturales) y de su estructura de recompensas (ingreso,...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Gómez B., Hernando
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2764
Descripción
Sumario:"En sociedades modernas, la esfera ocupacional califica fácilmente como eje central de sus diversos "órdenes institucionales" (familiar, comunal, económico, político e ideológico), de su sistema motivacional (orientaciones psico-culturales) y de su estructura de recompensas (ingreso, poder y prestigio, o estratificación social). En efecto, la función (role) y posición relativa (status) de un individuo en el ámbito ocupacional determina en buena medida el complejo de status-roles que puede desempeñar en otras esferas institucionales. La incapacidad de proveer ocupación (desempleo) que acuerde con el potencial productivo individual (subempleo) refleja por tanto deficiencias fundamentales en el sistema social y no puede menos que traducirse en tensiones y desajustes de toda índole. Para enumerar sólo algunos de los más inmediatos: 1. Desempleo y subempleo reducen el Producto Nacional y aumentan la población efectivamente dependiente. 2. Dentro del ya clásico paradigma desarrollado por R. K. Merton, pueden entenderse desempleo y subempleo como instancias particularmente agudas de la contradicción entre metas culturalmente definidas como deseables y medios legítimos para lograr dichos objetivos, 3. En el plano colectivo, desempleo, subempleo y empleo precario han sido asociados con una respuesta pasiva las varias modalidades de "populismo" y la consiguiente inestabilidad política. La extensión y persistencia del desempleo en Colombia son hechos que requieren apenas documentación: uno de los más pronunciados ritmos de crecimiento demográfico en el mundo, el arreglo latifundio-minifundio y la emergente incapacidad del sector agrario para absorber su creciente población, la acelerada y desordenada urbanización y un lento y no programado desarrollo industrial, se han conjugado secularmente para producir subocupación visible y disfrazada. Infortunadamente, tal vez por la mayor explosividad política inmediata de otros problemas el tema de desempleo ha pasado a lugar secundario en la agenda nacional, pero ello por supuesto no implica que haya recedido también en la realidad nacional. "