El nacimiento de la industria textil en el occidente colombiano

"En esta provincia no se encuentra industria alguna. Todo hay que importarlo de afuera, a costos considerables. Casi no se conocen artesanos que puedan sostenerse con su oficio, pues todos, en mayor o menor grado, tratan de subsistir como agricultores. El Oidor M on y Ve larde, 17861. Este era...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Brew, Roger J.
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2665
Descripción
Sumario:"En esta provincia no se encuentra industria alguna. Todo hay que importarlo de afuera, a costos considerables. Casi no se conocen artesanos que puedan sostenerse con su oficio, pues todos, en mayor o menor grado, tratan de subsistir como agricultores. El Oidor M on y Ve larde, 17861. Este era el punto de vista de uno de los más competentes gobernadores coloniales de la provincia de Antioquia en 1786. Su economía, antes vigorosa y basada en la minería del oro, estaba estancada, pues por diversas razones los costos de extracción en los ríos la hacían antieconómica. Los yacimientos de explotación fácil estaban exhaustos, en las regiones apartadas la mano de obra era muy escasa, y los costos de transporte eran tan altos que impedían a los productores potenciales de artículos alimenticios llegar a los mercados que las minas podían ofrecer. Este cuadro profundamente deprimente presentado por Mon y Velarde, fue reemplazado, un siglo más tarde, por otro en el cual Antioquia surgió como una gran colmena de actividad permanente, lista a desempeñar un papel predominante en la industrialización de Colombia. Estos fueron los antecedentes de la industrialización pero en este trabajo me extenderé más en cuanto a sus aspectos individuales sobre la industria textil de Antioquia. La fundación de una moderna industria manufacturera de textiles fue en realidad la culminación de una serie de intentos, algunos exitosos, otros no tanto, de crear industrias manufactureras asociadas directamente a la minería (bienes de capital), experiencia extremadamente útil para las pequeñas empresas que se dedicaron a la producción de maquinaria para el procesamiento del café, también para establecer negocios de manufactura de bienes de consumo, como cerámicas, vidrio, cerveza y cigarrillos."