La intervención del estado y la modernización de la agricultura: El caso del estado de Sao Paulo, Brasil

"La agricultura, al igual que la agroindustria, tiene una demanda de mano de obra bastante estacional y discontinua. En determinadas épocas del año, en especial en tiempo de plantío y recolecta, las necesidades de mano de obra del campo se incrementan repentinamente. En ocasiones el período de...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Silva, José
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2631
Descripción
Sumario:"La agricultura, al igual que la agroindustria, tiene una demanda de mano de obra bastante estacional y discontinua. En determinadas épocas del año, en especial en tiempo de plantío y recolecta, las necesidades de mano de obra del campo se incrementan repentinamente. En ocasiones el período de tiempo en cuestión es muy corto, a veces es más largo, y se prolonga por meses, como en el caso de la zafra de caña. Una vez terminado el período de plantío y recolección, se presenta un período de menor actividad y de prácticas culturales y/o de preparación del suelo. Además de tener oscilaciones, la ocupación de mano de obra no es continua, está sujeta entre otros factores a variaciones climáticas. En algunos países de clima frío la situación es aún más adversa, ya que la nieve cubre el suelo. Es una ilusión pensar que la estacionalidad de la mano de obra en la agricultura implica que el desempleo temporal sea un problema "natural" que siempre ha existido y siempre existirá. En realidad el problema solo se presenta con la mercantilización de la agricultura, teniendo como principal punto de referencia la desaparición del artesano rural. En resumen, la destrucción de la economía natural retira las actividades auxiliares de la agricultura para transformarlas en nuevas ramas de la industria. Cuando este proceso se cristaliza en un mercado de trabajo, la estacionalidad de absorción de mano de obra del campo asume un nuevo sentido. La noción de empleo/desempleo, no logra su sentido pleno cuando el trabajador es el propio productor directo de su subsistencia, y tampoco cuando el trabajador produce apenas parte de su subsistencia, y complementa su renta asalariándose temporalmente en propiedades vecinas. "