Análisis costo-beneficio del tráfico de drogas para la economía colombiana

"Hasta hace poco, oíamos a reporteros extranjeros, y aun a banqueros, comentar que la prosperidad económica relativa de Colombia en relación con otros países de América Latina durante la década de los ochentas, se debía a la bonanza generada por el tráfico de estupefacientes. Cuando presenté la...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Urrutia, Miguel
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2365
Descripción
Sumario:"Hasta hace poco, oíamos a reporteros extranjeros, y aun a banqueros, comentar que la prosperidad económica relativa de Colombia en relación con otros países de América Latina durante la década de los ochentas, se debía a la bonanza generada por el tráfico de estupefacientes. Cuando presenté la primera versión de este trabajo en 1989, en el Wilson Center en Washington, encontré inmenso escepticismo entre los expertos extranjeros que estudian los asuntos colombianos en Estados Unidos respecto a mi tesis de que el tráfico de estupefacientes sólo tenía efectos negativos sobre la economía colombiana. Un año después, en otra conferencia, en el lnstitute of the Americas en San Diego, la misma tesis fue aceptada por muchos de esos mismos expertos. La razón de este cambio de opinión fue lo ocurrido después de la declaración de guerra contra el narcotráfico a raíz del asesinato de Luis Carlos Galán. En primer lugar, la guerra contra el narcotráfico no llevó a una recesión económica, ni a una reducción notable en los ingresos de cambio exterior. En segundo lugar, ningún grupo en la sociedad se opuso abiertamente a la guerra contra el narcotráfico, al contrario, los resultados electorales favorecieron a los candidatos que tomaron las posiciones más fuertes contra el tráfico de drogas. El objetivo de este trabajo es revisar el efecto que ha tenido el tráfico de estupefacientes sobre los diferentes sectores económicos, y cómo ha facilitado o dificultado el manejo de la política económica. Este segundo aspecto debe determinar la actitud del gobierno hacia el tráfico de drogas, aunque el efecto de éste sobre los procesos políticos y de orden público determinan el grado de aceptación o rechazo hacia esta actividad."