Veinticinco años de narcotráfico en Colombia

"Ya llevamos 25 años con el problema del tráfico de narcóticos en Colombia. En los años setenta fue el auge de la marihuana el que lideró el tráfico de sustancias sicotrópicas. Con el inicio del tráfico de cocaína a finales de los setenta, comenzó un período de actividad mucho más compleja y co...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Gómez R., Hernando J.
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2237
Descripción
Sumario:"Ya llevamos 25 años con el problema del tráfico de narcóticos en Colombia. En los años setenta fue el auge de la marihuana el que lideró el tráfico de sustancias sicotrópicas. Con el inicio del tráfico de cocaína a finales de los setenta, comenzó un período de actividad mucho más compleja y con un movimiento de recursos económicos mucho mayor. Más recientemente surgió la producción y tráfico de heroína y la siembra de amapola. Los ingresos al país por estas actividades en los últimos años se han estimado en la mayoría de los estudios en no más de US$1.500 por año, alrededor de 2.5% del PIB. Estos recursos se han dedicado en su mayor parte a financiar el contrabando de bienes al país y se han invertido especialmente en finca raíz urbana y rural. Se debe argumentar que las corrientes financieras originadas en el negocio de estupefacientes nunca han determinado las tendencias macroeconómicas del país. El narcotráfico ha tenido costos inmensos para el país. Es difícil estimar el impacto económico directo sobre las actividades productivas. El empleo informal que genera el contrabando no compensa ni en cantidad ni en calidad el empleo en los sectores productivos, y ni las menores inversiones que tienden a generarse en los sectores afectados. En conclusión, el tráfico de estupefacientes no ha sido ni será una actividad ventajosa para el país. Es claro que los costos económicos y los que involucra la represión de esta actividad, los menores niveles de inversión nacional y extranjera y el efecto negativo sobre las actividades productoras de bienes transables, más que compensan cualquier efecto que sobre la actividad económica, vía la demanda agregada y el contrabando, haya tenido el tráfico de drogas."