La tasa de cambio en Colombia 1970 - 1995: logros y retos

"La tasa de cambio real es comúnmente definida como la relación entre los precios externos, convertidos en moneda nacional, y los precios internos. Alternativamente, puede ser definida como la relación entre los precios internos de los bienes no comerciables y de los comerciables. Si, por ejemp...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Uribe, José D.
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2220
Descripción
Sumario:"La tasa de cambio real es comúnmente definida como la relación entre los precios externos, convertidos en moneda nacional, y los precios internos. Alternativamente, puede ser definida como la relación entre los precios internos de los bienes no comerciables y de los comerciables. Si, por ejemplo, la tasa de cambio real se devalúa existe un incentivo a trasladar los recursos productivos hacia los sectores de bienes comerciables y fomentar el consumo de los no comerciables, mejorando así la balanza de transacciones externas del país. Por su parte, la tasa de cambio nominal es el precio al cual se compra o vende la divisa extranjera. Entre 1967 y 1991 se aplicó en el país un régimen cambiario basado en devaluaciones graduales permanentes, por medio de las cuales el Banco de la República ajustó la tasa de cambio nominal. Su principal objetivo fue el de promover las exportaciones no tradicionales y disminuir la dependencia de la economía de la evolución de las exportaciones de café. Los beneficios del sistema de minidevaluaciones son evidentes. En los años de vigencia no se presentó crisis cambiaria alguna, la tasa de cambio real fluctuó pero con intensidad menor que la presentada en el período 1947-1966 cuando el país buscó mantener constante una partica fija durante prolongados lapsos de tiempo, el sector exportador avanzó en el proceso de diversificación y se redujo el grado de politización del manejo cambiario La idea central del sistema de bandas es que éste permite mantener algún grado de flexibilidad cambiaria y control monetario, al tiempo que reduce la posibilidad de especulación desestabilizadora y ofrece al sector privado una guía para prever el comportamiento futuro de la tasa de cambio."