Coyuntura Económica. Julio - Diciembre 2007. Volumen XXXVII. No. 2

"Comienza el año 2008 y las autoridades monetarias se ven enfrentadas a un dilema clásico de política económica: una economía interna en la cual persisten las presiones inflacionarias, un crecimiento económico elevado y un entorno internacional incierto, cuyo desenlace final determinará, en gra...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Otros Autores: Fedesarrollo
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2070
Descripción
Sumario:"Comienza el año 2008 y las autoridades monetarias se ven enfrentadas a un dilema clásico de política económica: una economía interna en la cual persisten las presiones inflacionarias, un crecimiento económico elevado y un entorno internacional incierto, cuyo desenlace final determinará, en gran medida, qué tan fuerte y rápida es la desaceleración de la economía colombiana. La teoría y la sensatez indican que, ante presiones inflacionarias originadas en la demanda interna, la autoridad monetaria debe usar instrumentos que moderen su crecimiento para cumplir con la meta de inflación. Esto es aún más cierto en países como Colombia, en los cuales la independencia del Banco de la República implica que uno de los principales activos con los que cuenta es la credibilidad. Pero utilizar ese tipo de instrumentos implica "ponerle un freno" el crecimiento sostenido que ha mostrado la economía en los últimos años, resultado que, por supuesto, no es el más deseable. El incumplimiento de la meta de inflación genera preocupación, pues no solamente el Banco de la República pierde credibilidad, sino que puede haber consecuencias importantes sobre el nivel de precios en 2008. El año 2007 estuvo caracterizado por fuertes presiones de demanda que condujeron al Banco de la República a adoptar una política contraccionista de incrementos en su tasa de interés de intervención. Cabe anotar que el incumplimiento de la meta no fue un fenómeno particular a Colombia. De hecho, el aumento acelerado de los precios ha afectado tanto a países desarrollados como a países en desarrollo en varias latitudes del mundo. Las economías latinoamericanas no fueron la excepción. "