Coyuntura Económica. Diciembre 1997. Volumen XXVII. No. 4

"De acuerdo con las estimaciones más recientes de Fedesarrollo, el crecimiento económico durante 1997 se ubicará en una cifra cercana al 2.8%. Esta tasa, superior a la proyectada a mediados de año en esta revista, refleja el desaliento que caracterizó el comportamiento de la inversión privada a...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Otros Autores: Fedesarrollo
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2045
Descripción
Sumario:"De acuerdo con las estimaciones más recientes de Fedesarrollo, el crecimiento económico durante 1997 se ubicará en una cifra cercana al 2.8%. Esta tasa, superior a la proyectada a mediados de año en esta revista, refleja el desaliento que caracterizó el comportamiento de la inversión privada a lo largo del año. El pobre desempeño de la economía a lo largo del año tiene varias explicaciones. Primero, la declaratoria del estado de emergencia económica acentúo y prolongó el clima de incertidumbre de la economía durante 1996. Segundo, los incrementos esperados en la producción de petróleo para 1997 no se materializaron. Y tercero, es indiscutible que las perspectivas fiscales para los próximos años, y la tensión en las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, no contribuyen a generar el ambiente de confianza y optimismo necesario para reactivar la inversión productiva del país. Las perspectivas para 1998 son favorables. De acuerdo a nuestras proyecciones, el crecimiento del producto será cercano a 4.3%, debido en buena parte al notable crecimiento en la producción de petróleo que alcanzará un nivel promedio de 861 miles de barriles por día. Adicionalmente, es de esperar una recuperación en la inversión industrial y en la edificación de vivienda. Las finanzas del gobierno central mostrarán al finalizar el presente año un déficit del orden del 4.4% del PIB. Esta revista contiene un detallado análisis de la política petrolera colombiana, con especial atención a los cambios recientes en los contratos de asociación con las compañías privadas. La conclusión es que el país no ha logrado alcanzar un equilibrio entre el objetivo del Estado de lograr una participación adecuada en los desarrollos petroleros y el interés de las compañías privadas de obtener niveles competitivos de rentabilidad"