Coyuntura Económica. Marzo 1998. Volumen XXVIII. No. 1

"La fuerte especulación contra la moneda colombiana ha constituido el principal hecho económico en los primeros meses de 1998. En efecto, entre enero y marzo del presente año el Banco de la República ha intervenido activamente en el mercado de divisas con el propósito de defender el techo de la...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Otros Autores: Fedesarrollo
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2042
Descripción
Sumario:"La fuerte especulación contra la moneda colombiana ha constituido el principal hecho económico en los primeros meses de 1998. En efecto, entre enero y marzo del presente año el Banco de la República ha intervenido activamente en el mercado de divisas con el propósito de defender el techo de la banda cambiaria. La especulación contra el peso tiene varias explicaciones. Sin duda, la elevación de la tasa de cambio nominal, que pasó del piso al techo del corredor cambiario entre agosto y octubre pasados, guarda relación con el mayor crecimiento de los agregados monetarios durante 1997. El cambio en las expectativas puede atribuirse a diversos factores. En primer lugar, es indiscutible que las perspectivas de la cuenta corriente de la balanza de pagos son poco alentadoras. El segundo, explica la reciente especulación contra la moneda colombiana se relaciona con los efectos de la crisis asiática. Fedesarrollo estima que el déficit de la cuenta corriente será cercano a los 5,400 millones de dólares durante 1998, precisamente cuando las exportaciones de petróleo alcanzarán su mayor nivel histórico. Este desequilibrio, que equivale al 5.8% del PIB. Hay sobradas razones para pensar que, en las actuales circunstancias, la devaluación de la moneda colombiana sólo acentuaría las presiones inflacionarias, que ya de por sí son altas. De hecho, estimativos preliminares de Fedesarrollo indican que será muy difícil lograr el cumplimiento de la meta de inflación de 16% que las autoridades fijaron para 1998. El gasto público se convirtió en la principal herramienta para evitar la caída del gobierno. Fedesarrollo estima que el déficit del gobierno central será equivalente a 5% del PIB, en tanto que el desequilibrio del sector público consolidado será del orden de 4% del PIB."