Coyuntura Económica. Septiembre 1994. Volumen XXIV. No. 3

"La fortaleza de la demanda agregada, tanto privada como pública, ha seguido imprimiendo dinamismo a la actividad económica. La bonanza cafetera y el incremento en los precios internacionales de diversos productos de exportación se sumaron a las fuerzas que ya venían operando desde 1992. La cri...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Otros Autores: Fedesarrollo
Publicado: 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/11445/2026
Descripción
Sumario:"La fortaleza de la demanda agregada, tanto privada como pública, ha seguido imprimiendo dinamismo a la actividad económica. La bonanza cafetera y el incremento en los precios internacionales de diversos productos de exportación se sumaron a las fuerzas que ya venían operando desde 1992. La crisis venezolana ha sido un factor atenuante, especialmente desde el mes de julio. Las presiones de demanda han desbordado sin embargo la capacidad de crecimiento de la producción. Debido a rigideces del mercado laboral y deficiencias estructurales del sector agropecuario, se han reforzado las presiones inflacionarias y las tendencias a la revaluación real del tipo de cambio. Después de dos años de políticas complacientes en el frente monetario y cambiario, a partir de junio se han observado cambios de importancia, dirigidos a lograr la meta de inflación del 19% para fines de año. En materia cambiaría fueron reducidos a cuatro meses los plazos de giro de las importaciones y se elevaron los depósitos obligatorios para los créditos externos con plazos menores a cinco años, volviéndolos en la práctica prohibitivos para períodos cortos. Las nuevas decisiones están orientadas nuevamente a aliviar las presiones inflacionarias y las tendencias a la revaluación del tipo de cambio.Las autoridades económicas han manifestado que la estrategia de manejo económico del nuevo gobierno estará basada en cuatro elementos: el control al endeudamiento externo, el equilibrio fiscal, la recuperación del ahorro privado, y el Pacto de Productividad, Precios y Salarios como mecanismo para facilitar la reducción de la inflación.El planteamiento es coherente y apunta en forma correcta a resolver las tensiones macroeconómicas actuales, derivadas en esencia de una presión excesiva de demanda en un contexto de abundancia de divisas."