Acción presidencial contra las minas antipersonales, normatividad vigente año 2005-2008

Este proyecto deinvestigación se propone encontrar el motivo por el cual las minas antipersonal, los artefactos explosivos improvisados y las municiones sin explotar han afectado a tantos Colombianos y a sus familias. Así, en Colombia se presentan tres víctimas por día, de las cuales una muere en el...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Palacios Becerra, Dayana Marcela
Otros Autores: Ortiz Peña, Elberto
Formato: Trabajo de grado (Bachelor Thesis)
Lenguaje:Español (Spanish)
Español (Spanish)
Publicado: Universidad Libre 2014
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10901/6868
Descripción
Sumario:Este proyecto deinvestigación se propone encontrar el motivo por el cual las minas antipersonal, los artefactos explosivos improvisados y las municiones sin explotar han afectado a tantos Colombianos y a sus familias. Así, en Colombia se presentan tres víctimas por día, de las cuales una muere en el accidente y las otras dos resultan con algún tipo de daño físico y psicológico. En 2005 y 2006, Colombia ocupó un deshonroso primer lugar, a nivel mundial, en el número de víctimas por minas antipersonal y municiones sin explotar. En 2007 se registró una reducción del número de víctimas que, en concordancia con las proyecciones para 2008,sugiere un cambio en la tendencia histórica. Si bien esta situación resulta alentadora, existe todavía un número importante de víctimas que han sido afectados porestos artefactos y que requieren la atención del estado. Sólo en 2007, 886 Colombianos resultaron víctimas de minas antipersonal (MAP) y municiones sin explotar (MUSE) y, afebrero de 2008, 159 Colombianos m s han sido afectados. Es necesario señalar que las minas antipersonal involucran un riesgo latente que, por sus características, no discrimina entre combatientes y población civil. esta situación, adem s de perturbar la vida de las comunidades, genera amenazas adicionales a las poblaciones m s vulnerables. Por ejemplo, 154 niños han muerto y 502 m s han quedado con algún tipo de discapacidad como consecuencia de la devaestadora acción deestos artefactos. Así, en algunos casos, los grupos armados al margen de la ley (GAML) siembran dichos artefactos alrededor de escuelas, fuentes de agua, sitios de recreo, iglesias, caminos, vías de acceso y, en general, lugares de tr nsito común. De hecho, el uso indiscriminado de MAP por parte del Ej rcito de Liberación Nacional (ELN), trajo como consecuencia que algunas comunidades del municipio de Samaniego (Nariño) se vieran impedidas para acceder a infraestructura y servicios de uso común. Así, durante febrero del presente año, se registraron 4 accidentes por mina antipersonal, en los que resultaron afectados 8 mayores de edad y 2 niños. Adicionalmente, los GAML continúan el uso indiscriminado deestos artefactos ilegales con el propósito de obestaculizar los esfuerzos del gobierno, en el marco de la Política de Seguridad democrática, dirigidos a continuar la destrucción de las economías de guerra de los grupos ilegales. Particularmente, ante la estrategia de erradicación manual de cultivos ilícitos, los GAML han respondido con la siembra de MAP para amenazar a los campesinos que colaboran con la estrategia. Durante el mes de febrero de 2008, 19 erradicadores manuales fueron víctimas eestos artefactos en las labores adelantadas en los municipios de Anorí (Antioquia), Taraza (Antioquia) y Puerto Libertador (Córdoba). Ante la situación, el PAICMA ha avanzado en la activación de los mecanismos de coordinación interinstitucional dirigidos a reducir el riesgo que enfrentan estas comunidades, como consecuencia de la existencia y/o sospecha de existencia de dichos artefactos. Con los propósitos de acompañar la estrategia del Gobierno nacional en materia de erradicación manual de cultivos ilícitos, y de disminuir el riesgo de afectación de los erradicadores, el PAICMA ha venido prestando asesoría t cnica a la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional, con el fin de identificar las conductas riesgosas de los erradicadores manuales y capacitar a los mismos en los mensajes de prevención y en la adopción de comportamientos seguros.