Contabilidad y sustentabilidad un enfoque desde las T3C

“Designio de incoar un proceso —el vuestro—; de armar un alegato —el vuestro—; de reanudar, fomentar y dirimir la más antigua querella —la vuestra” (Zalamea-El Sueño de las Escalinatas). La sustentabilidad es un anhelo socialmente reconocido, una aspiración humana universalmente aceptada y sueño...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Bedoya Parra, Luz Andrea, Serna Mendoza, Ciro Alfonso, Mejía Soto, Eutimio
Publicado: Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables 2021
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10901/19161
Descripción
Sumario:“Designio de incoar un proceso —el vuestro—; de armar un alegato —el vuestro—; de reanudar, fomentar y dirimir la más antigua querella —la vuestra” (Zalamea-El Sueño de las Escalinatas). La sustentabilidad es un anhelo socialmente reconocido, una aspiración humana universalmente aceptada y sueño que convoca todas las etnias, razas y sexos. El respeto por la naturaleza, la necesidad de su protección, cuidado y conservación se eleva cual imperativo que desciende de la razón integral, lúcida y cristalina; sin embargo, se muestra inalcanzable, fluye entre de entre manos como el agua cuando se quiere apresar. Los fines o propósitos generales pueden convocar a los hombres en torno a un mismo sueño, la sustentabilidad. Los medios para alcanzarlos, los separa, los enfrenta, cuan antagónicos caminos para lograrlo, convierte el viejo anhelo común en campo de batalla donde los inconmensurables discursos y las posiciones inconciliables recrean un panorama de visiones que nutren el fangoso camino de la literatura con pretensiones de responsabilidad socio-ambiental. Asisten a la audiencia loslibertarios absolutos sometidos al Dios mercado, los estatistas proclamadores de la igualdad como bien supremo y los intervencionistas que proponen recorrer caminos fronterizos entre ambos polos. Brilla el totalitarismo con visos de libertad e igualdad, cuan inconciliables aspiraciones humanas. La naturaleza, deidad suprema que se erige como ordenadora absoluta del orden soberano con apariencia de caos para la limitada razón humana. El hombre insolente criatura maravillado por las pequeñas conquistas del conocimiento, creyó ser amo y rey de lo existente. La naturaleza silenciosa pero certera, lentamente fue develando su supremacía absoluta, mientras el ser humano lentamente va comprendiendo su condición de especie tan valiosa, pero tan prescindible como todas las otras. La conquista antropocéntrica, convierte al cazar en presa, al conquistador en conquistado, al sujeto destructor en objeto destruido. La sustentabilidad, concepto que surge de la racionalidad instrumental, como mecanismo de defensa de un hombre que evidencia su propia destrucción. El hombre proclamo el respeto por el ambiente, cuando entendió su pigmea condición, cuando comprendió que es naturaleza, UNIVERSIDAD LIBRE SECCIONAL PEREIRA 7 que es él quien pertenece a la naturaleza. Infinita tristeza invade el alma humana cuando comprende que la naturaleza no le pertenece, que no se somete a sus designios y que el camino de la misma no coincide con las aspiraciones controladoras de los hombres. No es por bondad, que el hombre llama al respeto por la naturaleza, es por temor a la especie humana pueda ser parte de la ya larga listas de especies extintas por razones antrópicas o naturales. La contabilidad, desde los albores del capitalismo, ha estado inmersa y comprometida con el gran capital. La crisis ecológica que hunde sus raíces en el consumo y acumulación, lleva al saber contable a mirar hacia atrás so pena de petrificarse en estatua de sal, su silencio la condena. Saber que ha permanecido mudo, facilita el trabajo de jueces que la condenan por omisión, al permanecer impávida ante la destrucción de la riqueza ambiental y social; pareciera ser que sólo la afecta el devenir de la los mercados especulativos modernos, para los cuales florece la contabilidad internacional, como prescripción para la salud de la dinámica financiera internacional. Ahora esa contabilidad, se independiza de su condición colonial, se niega a la subordinación a que la economía y la administración la han sometido, se eleva al rango de ciencia autónoma, para estudiar un objeto propio, una función propia y una finalidad compartida en el marco de la sustentabilidad de la riqueza en todas sus dimensiones y manifestaciones. El presente libro, hace parte del nuevo paradigma contable, ciencia extraordinaria que navega en las nuevas líneas del pensamiento sistémico, holístico, integrador y responsable; ciencia post-normal, comprometida con la naturaleza, con la vida, negación de la instrumentalización del hombre y la vida como preceptos de la economía financiarizada, que ha alterado los inalterables valores morales de la sociedad ideal. La nueva contabilidad, es un proyecto en construcción, que requiere el diálogo abierto y sincero con todos los saberes, ciencias sociales y naturales. La tendencia es irreversible, el respeto por la vida es un imperativo para todos los saberes, incluyendo la contabilidad, que lo asume con absoluta responsabilidad.