La cultura del servicio al cliente como estrategia gerencial de bienestar universitario para las especializaciones

En Colombia, uno de los problemas que más preocupa es la calidad de las especializaciones. El Ministerio de Educación Nacional M.E.N no lo niega: sabe que se ha dado por falta de controles desde la expedición de la Ley 30 de Educación, en 1992" que establece la integración de los procesos a...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Puerta Cardenas, Johana Mylene
Formato: Tesis de maestría (Master Thesis)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: 2010
Materias:
Acceso en línea:https://hdl.handle.net/10901/10037
Descripción
Sumario:En Colombia, uno de los problemas que más preocupa es la calidad de las especializaciones. El Ministerio de Educación Nacional M.E.N no lo niega: sabe que se ha dado por falta de controles desde la expedición de la Ley 30 de Educación, en 1992" que establece la integración de los procesos administrativos y curriculares con miras a la optimización, cualificación y mejoramiento continuo como principio básico que se debe llevar a cabo en las instituciones educativas en cada uno de sus programas para su aprobación y acreditación; teniendo en cuenta que la acreditación es el acto a través del cual el Estado adopta y hace público el reconocimiento de la comprobación que se efectúa en una institución, acerca de la calidad de sus programas académicos, su organización, funcionamiento y el cumplimiento de su función social. Así mismo a partir del año 2004, el Consejo Nacional de Acreditación (CNA), organismo autónomo encargado de la coordinación, promoción y dirección del proceso nacional de autoevaluación y acreditación define los criterios para la realización de la misma. Por esto, la Dirección de planeación, de la Universidad Libre, Rectoría Nacional, en el Modelo de Autoevaluación y autorregulación con fines de acreditación dice que; PIDI, (2.004): “Universidad Libre concibe la autoevaluación como un ejercicio de auto reflexión valorativa de las acciones teóricas y prácticas desarrolladas por los estudiantes, docentes, egresados, directivos y personal administrativo. Se asume como un proceso permanente en la medida que no debe responder a caprichos personales o coyunturales sino, por el contrario, a la conciencia, la voluntad y el interés de la comunidad, que deberá valorar de manera individual y colectiva hasta donde su trabajo esta contribuyendo para alcanzar con calidad, los objetivos y los propósitos institucionales establecidos en el Proyecto Educativo Unilibrista” Por esto, uno de los principales obstáculos que se materializan en la Institución Educativa de carácter universitario, es la desintegración del sentido de pertenencia a la construcción de una Comunidad Universitaria y la proyección social de esta, comprendida en toda la dimensión formativa del espacio, el tiempo y los actores fundamentales. Entendida la Comunidad Universitaria como el espacio y sus perfecciones, las relaciones entre los actores fundamentales, los conocimientos que se crean y se recrean, las decisiones para su desarrollo, la defensa de su permanencia y autonomía, los programas académicos y su dinámica, todo esto regulado por las condiciones plenas para que la Institución cumpla con el desarrollo de su proyecto educativo.