Manejo de catéteres centrales de inserción periférica en recién nacidos

Objetivo: describir los efectos de un protocolo de manejo de catéteres centrales de inserción periférica en recién nacidos, sobre la frecuencia de infección, flebitis, alteración de la coagulación y complicaciones mecánicas del catéter, en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal de la Clínica Univer...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Giraldo Montoya, Dora Isabel, Quirós Jaramillo, Alexandra, Mejía Cadavid, Luz Aída
Formato: Artículo (Article)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Aquichan 2015
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10818/13221
Descripción
Sumario:Objetivo: describir los efectos de un protocolo de manejo de catéteres centrales de inserción periférica en recién nacidos, sobre la frecuencia de infección, flebitis, alteración de la coagulación y complicaciones mecánicas del catéter, en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal de la Clínica Universitaria Bolivariana.Método: estudio cuantitativo de tipo descriptivo. Se seleccionaron 50 recién nacidos, por muestreo no probabilístico. Se excluyeron aquellos neonatos con catéteres insertados en otras unidades neonatales, con menos de 800 g por estar en mínima manipulación, neonatos con alteraciones de la coagulación sanguínea, y los que recibieron heparina por otras vías. Los catéteres fueron insertados en cualquier edad gestacional, con peso superior a 800 g, y después de 24 horas de nacimiento. Se utilizó un formulario que fue aplicado por las investigadoras y por enfermeras de la unidad. Se analizó en el programa Epi-info 2005.Resultados: la principal causa de retiro del catéter fue por terminación del tratamiento en un 70%. La aparición de flebitis fue de 8%, y de infección sospechosa de 6%. La obstrucción del catéter fue de 4%. Las puntas del catéter ubicadas a nivel central fueron 68 y 32% para las no centrales. La prueba de tiempo parcial de tromboplastina después de infundir heparina a 0,5 UI/ml/h, fue normal en 94%.Conclusión: actualizar el protocolo usual y efectuar modificaciones relacionadas con la indicación de inserción y la frecuencia de la toma de rayos X, y enfatizar los cuidados de enfermería para prevenir complicaciones como infección, flebitis, obstrucción y desplazamiento.