Del jardìn de Mendel a la granja de Wilmut ¿Grandes esperanzas o ilusiones perdidas?

El presente artículo de reflexión desarrolla la hipótesis siguiente: la manipulación genética no es un pecado ético. La humanidad no puede renunciar a los usos agrícolas de las biotecnologías, ¿cómo es posible entonces aplicar con responsabilidad el principio precautorio en el contexto de una econom...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Acosta Sariego, José Ramón
Formato: Artículo (Article)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Universidad Militar Nueva Granada 2009
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10654/34178
Descripción
Sumario:El presente artículo de reflexión desarrolla la hipótesis siguiente: la manipulación genética no es un pecado ético. La humanidad no puede renunciar a los usos agrícolas de las biotecnologías, ¿cómo es posible entonces aplicar con responsabilidad el principio precautorio en el contexto de una economía global ávida de ganancias y carente de escrúpulos?, ¿cómo discernir con un margen razonable de bioseguridad aquellas aplicaciones destinadas a la producción de alimentos que no comprometan la salud humana y no agredan irreversiblemente la biodiversidad? La consideración del impacto de los avances biotecnológicos en la salud humana como fenómeno global, pasa necesariamente por el tamiz del análisis del equilibrio medioambiental. La confluencia de estas ideas, más allá de su derrotero ético-filosófico es esencial para la búsqueda del mínimo moral de la cultura de la supervivencia que enunció Van Rensselaer Potter.