Alternativas para financiar un default luego de un desastre natural desde la perspectiva del seguro, enfocado al caso colombiano

Un desastre natural es un “Acto de Dios”, que es el término legal utilizado para eventos fuera del control humano, de tal manera que la responsabilidad sobre el daño no sea atribuible a ninguna persona (Wikipedia, 2017). Es decir, es una situación impredecible y súbita que puede generar un impacto d...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Prieto Vásquez, Juan Carlos
Otros Autores: Penagos Londoño, Gabriel Ignacio
Formato: Trabajo de grado (Bachelor Thesis)
Publicado: Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas 2019
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10554/40384
Descripción
Sumario:Un desastre natural es un “Acto de Dios”, que es el término legal utilizado para eventos fuera del control humano, de tal manera que la responsabilidad sobre el daño no sea atribuible a ninguna persona (Wikipedia, 2017). Es decir, es una situación impredecible y súbita que puede generar un impacto directo en el desarrollo económico de un país, especialmente en economías emergentes como la de Colombia. La principal preocupación respecto a estas contingencias generadas por una catástrofe, es cómo conseguir los recursos para la atención inmediata de la emergencia, así como para el posterior resarcimiento y reconstrucción. La motivación de este trabajo surge de la poca evidencia escrita que se tiene en Colombia frente a las alternativas existentes de financiación luego de una catástrofe natural, las formas en que es posible anticipar el posible impacto de un evento de estas características y las vías disponibles para cubrir posibles déficits de caja mediante el uso de alternativas de transferencia de riesgo asociados al mercado asegurador. A partir de la definición del desastre natural, del tipo de desastres naturales que pueden presentarse y el impacto histórico que han tenido estos, el presente trabajo pretende revisar las posibles medidas que se pueden aplicar para reducir las pérdidas económicas derivadas de una catástrofe natural, validando las diferentes estrategias de manejo de riesgo de desastres, enfatizando las bondades de cubrir estas contingencias con instrumentos del mercado de seguros los cuales, en algunos casos, se soportan en herramientas del mercado financiero para diluir los impactos individuales.