Riesgos por niveles y variaciones atípicas de la participación electoral: elecciones nacionales 2002, 2006, 2010, 2014.

La participación electoral es una variable importante para la elaboración de los Mapas de Riesgo, bien sea para mostrar territorios con tendencias de baja o alta participación o para representar zonas con variaciones anómalas de participación entre dos elecciones consecutivas del mismo tipo. Estos i...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Basset, Yann, López, Daniel Felipe
Formato: Capítulo de libro (Book Chapter)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Misión de Observación Electoral 2018
Materias:
Acceso en línea:https://repository.urosario.edu.co/handle/10336/28802
Descripción
Sumario:La participación electoral es una variable importante para la elaboración de los Mapas de Riesgo, bien sea para mostrar territorios con tendencias de baja o alta participación o para representar zonas con variaciones anómalas de participación entre dos elecciones consecutivas del mismo tipo. Estos indicadores ilustran dinámicas que pueden estar alterando el curso ideal de un proceso electoral. Una baja o alta participación puede revelar constreñimientos al elector, prácticas clientelistas, o incluso delitos como el trasteo de votos. Sin embargo, el mismo indicador puede reflejar una cultura política local específica; es decir, municipios que tiendan a votar disciplinadamente en una elección específica o se abstengan de hacerlo cuando sienten que en esa elección no van a ser representados. Por esta razón, desde hace varios años, al análisis del riesgo por niveles atípicos de participación se le ha añadido el análisis de las variaciones de la participación electoral, como complemento útil para rastrear posibles anomalías. La metodología para medir el riesgo por nivel de participación consiste en comparar la tasa de participación registrada en cada municipio del país con el promedio nacional de participación electoral. En este sentido, se considera en riesgo medio a municipios cuya tasa de participación se aleja -hacia lo alto o hacia lo bajo- más allá de una desviación estándar del promedio nacional. En riesgo alto se encuentran municipios que están más allá de dos desviaciones estándar. Finalmente, se consideran en riesgo extremo municipios que estén más allá de tres desviaciones estándar.