Técnica mínimamente invasiva, OLIF, Experiencia en el Hospital Universitario Mayor

En los últimos años, el número de publicaciones sobre fusiones intercorporales lumbares ha aumentado considerablemente. Desde 1930, Capener, quien fue la primera persona que describió un abordaje anterior para manejo de la espondilolistesis, hasta lo que conocemos el día de hoy como cirugías mínimam...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autores Principales: Díaz Medina, John Alexander, Saavedra Gerena, Javier, Torres Mancera, Jorge, Rodríguez Saavedra, Mario
Otros Autores: Riveros Castillo, William Mauricio
Formato: Trabajo de grado (Bachelor Thesis)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Universidad del Rosario 2017
Materias:
Acceso en línea:http://repository.urosario.edu.co//handle/10336/13295
Descripción
Sumario:En los últimos años, el número de publicaciones sobre fusiones intercorporales lumbares ha aumentado considerablemente. Desde 1930, Capener, quien fue la primera persona que describió un abordaje anterior para manejo de la espondilolistesis, hasta lo que conocemos el día de hoy como cirugías mínimamente invasivas. Todo esto ha llevado que la cirugía para fusión intercorporal lumbar se haya convertido en una técnica común para tratar diferentes patologías como espondilolistesis, enfermedad degenerativa discal, herniaciones discales recurrentes, pseudoartrosis y deformidad espinal en plano sagital y coronal. Históricamente los abordajes para fusión intercorporal por vía anterior se han caracterizado porque permiten un acceso directo al disco intervertebral, con una potencial tasa de fusión mayor, comparados con otras técnicas; sin embargo la presencia de ciertos riesgos como lesión de vasos iliacos, lesión del contenido peritoneal, uréteres y del sistema nervioso autónomo, hicieron que fuera indispensable una búsqueda de procedimientos alternativos con el fin de obtener acceso a la columna lumbar con una mínima tasa de complicaciones; es allí donde surgen los procedimiento mínimamente invasivos de columna. En 1997, Mayer, describe un abordaje anterior mínimamente invasivo para la columna lumbar, a través de un acceso retroperitoneal para los espacios L2-L3 a L4-L5 y un acceso transperitoneal para L5-S1, procedimientos los cuales son realizados después de una fijación posterior e instrumentación. El desarrolla esta técnica en 25 pacientes obteniendo una alta tasa de fusión en todos los pacientes, con una mínima pérdida de sangre y sin evidencia de complicaciones postoperatorias. Kaiser y colaboradores, reproducen esta técnica en 51 pacientes, evidenciando una tasa de 3.9% de complicaciones intraoperatorias y 17,6% de complicaciones inmediatas en el postoperatorio.5 Posteriormente Saraph y colaboradores, comparan la técnica descrita por Mayer con el abordaje anterior tradicional; realiza un seguimiento por aproximadamente 5,5 años y logra concluir que la tasa de fusión entre los dos grupos es similar, sin embargo la pérdida sanguínea intraoperatoria, el tiempo quirúrgico y el dolor lumbar postoperatorio es menor en la técnica mínimamente invasiva. De allí que esta técnica se empieza a referir como OLIF (Oblique Lumbar Interbody Fusion). A su vez comparado con otras técnicas mínimamente invasivas como el XLIF ( Extreme Lateral Interbody Fusion), se ha demostrado superioridad teniendo en cuenta que produce una menos invasión al músculo psoas y al plexo lumbar, permite una visualización directa de nervios, uréter y tronco simpático; logrando así una mejor tasa de lesión nerviosa y mejoría del dolor POP.