John Locke, la ilustración y el liberalismo

El aporte de John Locke al debate sobre el orden político moderno se puede proponer en dos dimensiones: una ideológica revolucionaria y otra jurídica institucional. La primera dimensión comprende su crítica a la estructura social y política prevaleciente en la Inglaterra de su época, esto es, su crí...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Vela Orbegozo, Bernardo Eugenio
Otros Autores: Gallego, Mario A.
Formato: Capítulo de libro (Book Chapter)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Universidad Externado de Colombia 2022
Materias:
Descripción
Sumario:El aporte de John Locke al debate sobre el orden político moderno se puede proponer en dos dimensiones: una ideológica revolucionaria y otra jurídica institucional. La primera dimensión comprende su crítica a la estructura social y política prevaleciente en la Inglaterra de su época, esto es, su crítica frente al absolutismo que los Tudor y los Estuardo habían logrado establecer y mantener como un poder omnímodo y sin control bajo la forma de una monarquía y, además, la conformación de una ideología libertaria fundada en el individualismo que caracterizó la Ilustración y que le dio base, en 1688, a una revolución incruenta que los historiadores whig han denominado revolución gloriosa. La segunda dimensión se refiere a la naturaleza y la estructura de las instituciones políticas del liberalismo cuyo establecimiento dio origen a un nuevo orden político fundado en el principio de legalidad, en la división del poder y en el respeto de las libertades individuales. Este nuevo orden político –la monarquía constitucional bajo la forma del parlamentarismo– dio origen al que con posterioridad se ha denominado Estado de derecho y propició la consolidación de un modelo de desarrollo fundado en la economía de mercado sobre cuyas bases Inglaterra construyó la revolución industrial y se convirtió en una potencia militar y económica cuya hegemonía se extendió hasta la primera guerra mundial.