Los organismos económicos internacionales ¿tributarios de la hegemonía y la fragmentación?

La cooperación que se propuso a mediados del siglo xx, con el fin de superar las causas de las denominadas guerras mundiales, se fue debilitando porque la supraestatalidad fue cediendo en favor del viejo soberanismo. Este proceso, que se fue haciendo cada vez más evidente durante la segunda mitad de...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor Principal: Vela, Bernardo
Otros Autores: Tremolada Álvarez, Eric
Formato: Capítulo de libro (Book Chapter)
Lenguaje:Español (Spanish)
Publicado: Universidad Externado de Colombia 2022
Materias:
Descripción
Sumario:La cooperación que se propuso a mediados del siglo xx, con el fin de superar las causas de las denominadas guerras mundiales, se fue debilitando porque la supraestatalidad fue cediendo en favor del viejo soberanismo. Este proceso, que se fue haciendo cada vez más evidente durante la segunda mitad del siglo xx, se agudizó tras el fin de la guerra fría porque se globalizó el capitalismo, y porque la intervención de los organismos económicos internacionales, fieles a la racionalidad de la economía de mercado, hizo prevalecer los principios liberales de esa racionalidad profundizando la asimetría y la iniquidad en la economía global. Además, esos organismos fueron aplicando sus sistemas normativos especializados de manera autónoma e independiente, promoviendo la fragmentación del derecho internacional que, a su vez, limitó el cumplimiento de su misión original, esto es, propiciar la estabilidad para evitar que se propaguen las causas económicas de los conflictos. En fin, esos organismos internacionales propiciaron la prolongación de la hegemonía cultural y la dependencia económica en la periferia porque su intervención en los países en vías de desarrollo, y en los Estados de reciente descolonización, que han afrontado dificultades enormes para restablecer su memoria y para definir su propio destino, generó obstáculos para dilucidar un modelo de desarrollo propio, o uno que corresponda a sus necesidades.