Joseph Johnson

Joseph Johnson, retratado por [[William Sharp]] (posteriormente pintado por Moses Haughton).<ref>Tyson, xvi.</ref> Joseph Johnson (15 de noviembre de 1738-20 de diciembre de 1809) fue un influyente editor londinense del siglo XVIII. Sus publicaciones abarcan una amplia variedad de géneros y opiniones, especialmente cuestiones teológicas y políticas. Johnson es principalmente reconocido por la publicación de las obras de pensadores radicales como Mary Wollstonecraft, William Godwin y Joel Barlow, así como de disidentes religiosos, entre los que destacan Joseph Priestley, Anna Laetitia Barbauld o Gilbert Wakefield.

Estableció su negocio editorial en 1760, dedicándose sobre todo a obras religiosas. Mantuvo una amistad durante toda su vida con Priestley y con el artista Johann Heinrich Füssli, que le llevaron a establecer muchos negocios. En las décadas de 1770 y 1780 amplió su empresa, publicando importantes obras de medicina y literatura infantil, así como la popular poesía de William Cowper y Erasmus Darwin. A lo largo de su carrera, Johnson ayudó a moldear el pensamiento de su época mediante sus publicaciones y su apoyo a los nuevos escritores y pensadores. Promovió la discusión abierta de nuevas ideas, particularmente en sus famosas cenas semanales que llegaron a conocerse como «El círculo Johnson».

En la década de 1790, Johnson se sumó a las filas de los partidarios de la Revolución francesa y publicó un gran número de folletos políticos, además de un destacado periódico, el ''Analytical Review'', que sirvió de tribuna a los reformistas británicos. En 1799, fue acusado legalmente por publicar un folleto difamatorio contra el ministro unitario Gilbert Wakefield. Tras pasar seis meses en prisión, aunque en condiciones relativamente cómodas, publicó menos obras políticas. Así pues, en la última década de su vida, Johnson dejó de buscar obras de nuevos escritores para publicarlas, pasando a editar las obras completas de autores consagrados como William Shakespeare.

John Aikin, amigo de Johnson, lo elogió con el apelativo de «Padre del negocio del libro» y ha sido también reconocido como «el editor más importante de Inglaterra entre 1770 y 1810» por su aprecio y promoción de jóvenes escritores, su énfasis en la publicación de obras económicas dirigidas a una creciente clase media de lectores, y su interés en la promoción de escritoras en una época en la que éstas eran vistas con escepticismo. proporcionado por Wikipedia